Pin It

Rudolf Zabel fue un etnólogo, periodista y viajero alemán que, a principios del siglo XX, decidió visitar “un pueblo lejano, inhóspito y difícil” y entre todas las culturas del mundo escogió a los ralámuli pues pensó que vivir como vivían ellos, en esas gigantescas montañas con enormes desfiladeros, implicaba una personalidad muy singular: la de aquellos "indios errantes, que blanden el hacha de guerra, [ ... l gente vigorosa, dura e introvertida: Tienen casas pero no las habitan; todo sucede alrededor de la fogata”.

De ese viaje de observación surge un interesante documento fílmico y bibliográfico que, a cien años de su aparición sigue despertando interés entre especialistas, estudiantes y público interesado: “El pueblo furtivo. Vivencias de un explorador junto a la fogata y ante las cuevas del pueblo original de los indios tarahumaras. De Rudolf Zabel”, en una traducción de Stephanie Cruz de Echeverría Foebell y Gabriela Marina Fenner Sánchez, es el título del libro que recientemente editó el Instituto Nacional de Antropología e Historia, bajo el sello de la Serie Testimonios.

La obra de Zabel es más bien un libro de aventuras, abierto, sincero y en ocasiones hasta descarado. Como digno interlocutor de su época, no escatima en sus anécdotas ni en sus opiniones, muchas de ellas no del todo favorecedoras para los ralámuli. El texto se complementa con un interesante material fílmico de hace casi cien años. “La filmación que se presenta es muy valiosa, ya que después de las fotografías del viajero y autor del libro El México desconocido, Carl S. Lumholtz (1890 a 1910), es el registro de imágenes más antiguo sobre los tarahumaras”, señala la investigadora Ana Paula Pintado en la presentación de este ejemplar.

Aunque pequeño por su extensión, es un documento trascendental tanto para la antropología como para la historia. En él aprenderemos cómo era la vida en la Sierra Tarahumara en los inicios del siglo pasado, como pensaban los exploradores de esa época en relación con los indígenas, y por supuesto cómo vivían los ralámuli. Descubriremos qué ocurre cuando un viajero decimonónico se adentra en un lugar remoto y desconocido, donde lo imprevisto se convierte en lo cotidiano.